La Experiencia de Empleado (EX): La diferencia que marca la diferencia

Las compañías más innovadoras y visionarias están desarrollando, como principal objetivo en su gestión del talento, estrategias que consigan que los empleados se enamoren de ellas. Poco a poco, se están alejando del enfoque clásico y tradicional de relación con el empleado basado en la mera prestación de servicios para evolucionar a un nuevo esquema donde convertir a sus trabajadores en lovemarks de las organizaciones.

Como sucede en el caso de los consumidores, los “clientes internos” son cada vez más exigentes, con un mayor nivel de conocimiento y orientan su decisión de formar parte (o seguir formando parte) de una empresa, en elementos que van más allá del factor puramente salarial.

La Experiencia de Empleado (EX): La diferencia que marca la diferencia

 

Estas empresas realizan una apuesta firme y decidida por enfoques basados en la construcción de “experiencias positivas”. Es el reto por la potenciación de la Experiencia de Empleado (EX).

“Vi que cuando los empleados sonreían, los clientes sonreían, así que me puse a generar sonrisas en el empleado”.
Sam Walton, fundador de Walmart

Estos nuevos paradigmas de Employee Centricity, tienen la finalidad de permitir que dichas experiencias sean personalizadas, emocionantes, convincentes y memorables. La escasez de talento, la fuerza laboral multigeneracional que cohabita y la necesidad de ser competitivos a través de atraer y retener a los mejores, hacen necesaria una estrategia sólida y constante por la mejora de la EX.

Para ello, la construcción o transformación del modelo de Experiencia de Empleado se convierte en la herramienta estratégica más potente para logar alcanzar dichos retos. Este modelo debe responder a estas 12 cuestiones clave:

  • ¿Quiénes son cada uno de tus empleados?
  • ¿Qué viven en la compañía?
  • ¿Qué les gustaría vivir?
  • ¿Qué puede hacer tu compañía por ellos para romper la brecha entre lo que viven y lo que desean experimentar realmente?
  • ¿Qué frenos y palancas tiene tu actual cultura para alcanzarlo?
  • ¿Qué debo y qué puedo cambiar de la actual cultura?
  • ¿Cuáles son lo momentos de interacción entre el empleado y la compañía en mi “employee journey”?
  • ¿Quiénes pueden ayudarme a impulsar el cambio necesario?
  • ¿Qué políticas puedo implementar?
  • ¿Cómo comunico y hago evolucionar mi modelo?
  • ¿Qué acciones y con qué prioridad ejecutar?
  • ¿Cómo mido el impacto de mi modelo (y de cada fase o acción) de manera que pueda ajustarlo a las necesidades en cada momento y para cada empleado?

Como ejemplo, os detallo las 5 fases de implantación o mejora del Modelo de Experiencia de Empleado que hemos desarrollado en Morgan Gold Consulting para ayudar a las organizaciones a lograr experiencias memorables en sus empleados.

La Experiencia de Empleado (EX): La diferencia que marca la diferencia

“La EX se gestiona, se potencia y se mejora, conociendo y entendiendo lo que viven, lo que sienten y lo que desean tus empleados en cada momento de relación con la compañía.”

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *